yourlifeworthmuch:

ASDFGHJKLÑ
Soy muy cerrada, tengo la manía de guardarme todo para mí. Me cuesta mucho compartir mis problemas con alguien. Prefiero callármelo y sufrir en silencio. (via estupidasoledad)

(via megustamarihuanamegustastu)

4,793 notes
joylozada:

Paper Towns - John Green
Este mundo esta lleno de cosas rotas: corazones rotos y promesas rotas, personas rotas. Este mundo es, a su vez, una frágil edificación, una colmena donde el pasado se filtra en el presente, donde el peso de la culpa por la sangre derramada y los pecados antiguos arruina vidas y obliga a los niños a yacer con los despojos de sus padres entre el posterior revoltijo de escombros.
Yo estoy roto, y en represalia he roto a otros. Ahora me pregunto cuanto daño puede infligirse al prójimo hasta que el universo interviene, hasta que la fuerza exterior decide que los padecimientos son ya suficientes. Antes pensaba que era cuestión de equilibrio, pero ya no lo creo. Ahora pienso que lo que yo hice era desproporcionado en relación con lo que me hicieron a mi, pero esa es la esencia de la venganza. Crece de manera exponencial. No puede controlarse. Un daño invita a otro, y así sucesivamente hasta que el agravio inicial casi se ha olvidado en medio del caos que viene después.
En otro tiempo busque venganza. Nunca mas lo haré. Pero este mundo esta lleno de cosas rotas. Los Atormentados -  John Connolly
0 notes
leirelatent:

clavicle-moundshroud:
The Eternal Triangle
bibliofilos-malpensantes:

"La canción de nosotros"
Eduardo Galeano
ideasviajando:

pero dime VEN
ideasviajando:

(Esta historia y la foto la leí/y la vi de una amiga del Facebook, quise compartirla porque tiene mucho que enseñarnos.)
Él tiene ochenta años e insiste en desayunar con su mujer, Y cuando le pregunté, ¿Por qué su mujer está en residencia de mayores?, él respondió, porque tiene alzheimer (pérdida de la memoria). Entonces le . pregunté, ¿se preocupará su mujer si tardas en venir a desayunar con ella?y respondió; ella ya no se acuerda… ya no sabe quien soy yo,desde hace cinco años que ya no me reconoce…
Yo sorprendido, le dije: ¡¡ qué bien! y aún así sigues desayunando con ella cada mañana a pesar de que ella no te reconoce!!!  
El hombre sonrió, miro a mis ojos y me apretó la mano.entonces me dijo: Ella no sabe quien soy yo, pero yo sí sé quien es ella.
Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿para qué leerlo?… Un libro tiene que ser un hacha que rompa el mar de hielo que llevamos dentro. Franz Kafka (via elcielosobremi)

(via entreletrasycafeina)

1,254 notes
A veces te quiero y a besos también. rinconpoeticoblr (via rinconpoeticoblr)
74 notes
entreletrasycafeina:

Charles Bukowski